Anacronismo

I.¿Qué es el anacronismo?

Anacronismo (pronunciado ah-NACK-ruh-nism) es una palabra griega que significa “tiempo atrás”. Es lo que sucede cuando un autor, deliberada o accidentalmente, pone en el lugar equivocado hechos históricos, modas, tecnología, etc. Esto podría incluir cosas simples como una película histórica que pone el tipo de arma equivocado en manos de los soldados, o podrían ser inexactitudes extremas, como hacer que hombres de las cavernas peleen contra dinosaurios. El punto es que la historia muestra algo que sucede en un momento en que sería imposible, o al menos extremadamente improbable, que sucediera.

II. Ejemplos de anacronismo

Ejemplo 1

Cuando piensas en el Rey Arturo y sus Caballeros de la Mesa Redonda, probablemente te imaginas un grupo de caballeros con armaduras de placas, empuñando espadas anchas y grandes escudos. Sin embargo, esto es un anacronismo: la armadura completa no se usó hasta al menos el siglo XIII d. C., cientos de años después de la muerte del rey Arturo (alrededor del 550 d. C.). El verdadero Rey Arturo probablemente vestía una cota de malla o una armadura de cuero endurecido, y vivía en un fuerte de tierra y madera en lugar de un castillo de piedra.

Ejemplo 2

William Shakespeare a veces usaba anacronismos deliberadamente en sus obras sobre el mundo antiguo. Él hace que Cleopatra juegue al billar, por ejemplo, un juego que no existió hasta más de 1000 años después de su muerte. Shakespeare hizo esto porque quería que sus obras se escenificaran como si los hechos estuvieran ocurriendo en su época, de la misma forma que lo haríamos con una versión «modernizada» de historias antiguas. (Imagine, por ejemplo, una película biográfica de «Shakespeare» en la que el bardo está sentado en un café en Brooklyn, escribiendo Macbeth en su computadora portátil. Esto sería un anacronismo deliberado, ya que todos saben que Shakespeare nunca tuvo una computadora).

tercero El problema con el anacronismo

Los anacronismos hacen que una obra parezca “falsa” y poco realista. Interrumpen la suspensión de la incredulidad que los escritores tienen que crear para atraer a los lectores a sus historias de ficción. Si los lectores se encuentran con algo que saben que es imposible, de repente serán sacados de la historia, lo que normalmente no es lo que usted como autor quiere hacer. Además, dan una mala imagen del autor, ya que sugieren que él o ella era demasiado perezoso para hacer la investigación necesaria.

Por supuesto, no todos los lectores notarán los anacronismos o se molestarán por ellos. Por ejemplo, muy pocas personas conocen la historia de las armaduras medievales, por lo que a la mayoría de los lectores no les molestaría una película que mostrara al Rey Arturo con una armadura de placas. Pero otros anacronismos son mucho más obvios: Sir Lancelot, al escuchar el timbre de su fiel iPhone, supo de inmediato que era Abraham Lincoln y que el presidente necesitaba su ayuda.

Este último ejemplo sugiere una de las razones por las que los autores podrían introducir deliberadamente anacronismos: puede ser divertido. (Más sobre esto en la sección 5.)

Te puede interesar:  Cuándo y cómo usar la fantasía

IV. Ejemplos de anacronismo en la literatura

Ejemplo 1

Se pueden encontrar anacronismos incluso en la literatura antigua. Por ejemplo, la Eneida de Virgilio (escrita alrededor del año 20 a. C.) comienza con los acontecimientos de la Guerra de Troya. Después de la guerra, mientras Troya arde, el héroe huye a Cartago. Sin embargo, Troya fue saqueada alrededor del año 1200 a. C. y Cartago no se fundó hasta unos 200-400 años después.

Ejemplo 2

Varios críticos han expresado su preocupación por los anacronismos en la Biblia, por ejemplo, la presencia de camellos en la época de Abraham. La evidencia arqueológica actual sugiere que los camellos no aparecieron en Tierra Santa hasta alrededor del año 1000 a. C., varios siglos después de que se cree que murió Abraham. Para la mayoría de los cristianos y judíos, por supuesto, tales anacronismos no importan: los detalles minuciosos de la Biblia no son tan importantes para ellos como su mensaje espiritual y ético.

V. Ejemplos de anacronismo en la cultura popular

Ejemplo 1

Los juegos de Civilization están llenos de anacronismos. Por supuesto, esto es inevitable ya que el juego se basa en dejar que el jugador lidere una sola civilización desde la edad de piedra hasta la era espacial, y algunas cosas se saldrán de lugar a medida que avanza el juego. Por ejemplo, los jugadores tienen la opción de jugar como romanos; esto tiene sentido durante las primeras etapas del juego, pero al final da como resultado que los romanos con armas nucleares construyan plantas de energía y naves espaciales.

Ejemplo 2

Mucha gente piensa que Braveheart es una representación históricamente precisa de la campaña de William Wallace contra los ingleses en el siglo XIII. Y la película es bastante precisa en muchos aspectos, pero hay al menos un anacronismo clave: se muestra a los hombres vistiendo faldas escocesas, una prenda tradicional escocesa que se puso de moda en el siglo XVI, 200 años después de la muerte de William Wallace.

Ejemplo 3

La película Malcolm X (1992) también es una película bastante acertada; sin embargo, es anacrónico cuando Malcolm pide a alguien que «llame al 911» después del bombardeo de su casa. El servicio 911 no se introdujo hasta 1968, tres años después del ataque a la casa de Malcolm X.

VI. Términos relacionados

Inexactitud histórica

Los anacronismos son solo un tipo de inexactitud histórica: el tipo que ocurre cuando la secuencia de eventos es confusa o cuando las tecnologías y las modas aparecen en el momento equivocado. Hay muchas otras maneras de que una historia sea históricamente inexacta, por ejemplo, retratando la relación entre dos personajes como romántica cuando en realidad era estrictamente profesional. Pero estas inexactitudes no son anacronismos, porque no se relacionan con la cronología de los hechos.

Arcaico/Obsoleto

A veces, las personas usan por error la palabra «anacrónico» para describir algo que es antiguo, obsoleto o desactualizado. Por ejemplo, un artículo de periódico se refiere a “guías telefónicas de papel anacrónicas”. Sin embargo, las guías telefónicas de papel no son anacrónicas en el mundo moderno. Internet los ha vuelto menos comunes y posiblemente inútiles, pero todavía existen y son bastante fáciles de encontrar. Si una novela colocara guías telefónicas en la biblioteca de Thomas Jefferson, sería un anacronismo, pero la guía telefónica actual no lo es.


Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.