Arquetipo

I. ¿Qué es un Arquetipo?

Un arquetipo (ARK-uh-type) es una idea, símbolo, patrón o tipo de personaje en una historia. Es cualquier elemento de la historia que aparece una y otra vez en historias de culturas de todo el mundo y simboliza algo universal en la experiencia humana.

Los arquetipos siempre están algo en duda. Después de todo, nadie ha estudiado todas las culturas del mundo, eso sería imposible, por lo que nunca sabemos con certeza si algo es verdaderamente universal.

II. Ejemplos de arquetipo

Ejemplo 1

El ejemplo más famoso de un arquetipo es el Héroe. Las historias de héroes tienen ciertos elementos en común: los héroes generalmente comienzan en circunstancias ordinarias, son «llamados a la aventura» y al final deben enfrentar su miedo más oscuro en un conflicto que transforma profundamente al héroe. Luke Skywalker es un ejemplo perfecto de este arquetipo: nació en Tatooine, R2-D2 y Obi-Wan Kenobi lo llamaron a la aventura, y luego debe enfrentarse a Darth Vader para convertirse en un Jedi. (Hay un libro, llamado El héroe de las mil caras, que presenta en detalle la historia arquetípica del héroe, y George Lucas lo leyó muchas veces antes de hacer Star Wars).

Ejemplo 2

Después del Héroe, el arquetipo más común es probablemente el Embaucador. Los tramposos rompen las reglas ordinarias de la sociedad e incluso de la naturaleza. A menudo son andróginos (tienen atributos tanto masculinos como femeninos) y les encanta gastar bromas a quienes los rodean. También pueden reírse de cosas que otros encuentran aterradoras, como la muerte o el aislamiento. Se cree que los Tramposos simbolizan las realidades caóticas y complejas del mundo que están más allá de la comprensión de la mente humana. Los tramposos pueden ser malvados (como Loki o el Guasón), o pueden ser buenos (como Bugs Bunny).

Ejemplo 3

Otro personaje arquetípico es el Anti héroe, que tiene muchos de los atributos de un héroe pero no es un «buen chico» tradicional. Batman, por ejemplo, es un antihéroe: mientras lucha contra el crimen y detiene a los supervillanos, también es un recluso malhumorado con una racha un poco cruel. Tan heroico como puede ser, también es temible y probablemente no sería muy divertido tenerlo cerca.

tercero Tipos de arquetipo

Hay demasiados arquetipos para enumerarlos todos, pero en términos generales se dividen en tres categorías:

a. Arquetipos de personajes

El tipo de arquetipo más común e importante. Los personajes más populares tienen un arquetipo universal como héroe, antihéroe o tramposo (consulte la sección anterior). Hay literalmente cientos de arquetipos de personajes diferentes, incluida la seductora, las figuras del padre y la madre, el mentor y la criatura de la pesadilla.

b. Arquetipos situacionales

Situaciones que aparecen en múltiples historias. Los ejemplos pueden incluir el amor perdido, el regreso de entre los muertos o los huérfanos destinados a la grandeza.

C. Arquetipos simbólicos

Símbolos que aparecen repetidamente en las culturas humanas. Por ejemplo, los árboles son un símbolo arquetípico de la naturaleza (incluso en culturas que viven en áreas relativamente sin árboles). El fuego es también un símbolo arquetípico, que representa destrucción pero también ingenio y creatividad.

IV. La importancia de los arquetipos

El concepto de arquetipos fue desarrollado por primera vez por Carl Jung, un psicólogo que descubrió ciertas similitudes generales entre los mitos de todo el mundo. En particular, notó que todas las “historias de héroes” tenían elementos similares y que todos los héroes culturales tenían ciertos atributos generales en común. Él teorizó que esto se debía a que todos los seres humanos compartían un «inconsciente colectivo», es decir, un conjunto de expectativas y preferencias arraigadas sobre las historias. De la misma manera que existe una «gramática universal» subyacente a todos los lenguajes humanos, ¡puede haber una «gramática universal» de las buenas historias!

Entonces, los arquetipos son parte de la clave de lo que hace que una historia sea convincente. Los mejores narradores se basan en arquetipos universales al elaborar sus historias y, por lo tanto, aprovechan algo elemental en la mente humana y, en muchos casos, lo hacen automáticamente, sin siquiera proponerse escribir una historia arquetípica.

Te puede interesar:  Cuándo y cómo usar Diacope

V. Ejemplos de Arquetipo en la Literatura

Ejemplo 1

En Animal Farm de George Orwell, el cerdo Snowball es un ejemplo clásico del arquetipo del chivo expiatorio: un personaje al que se culpa de todo lo que sale mal y, en última instancia, debe ser sacrificado o expulsado.

Ejemplo 2

En el Antiguo Testamento, la historia de Moisés tiene muchos paralelos con el arquetipo del Héroe. Nace en circunstancias humildes (un huérfano en una canasta de caña), y debe enfrentar sus mayores temores (tanto el Faraón como su propio Dios temible), antes de regresar a su pueblo portando los 10 Mandamientos, en este caso no solo él, sino el toda la tribu de israelitas son transformados por el viaje heroico de Moisés.

Ejemplo 3

En los libros de El Señor de los Anillos y El Hobbit, tanto Bilbo Bolsón como Frodo Bolsón son arquetipos de héroes clásicos. Comienzan como Hobbits ordinarios que viven debajo de la colina, pero escuchan un llamado a la aventura cuando Gandalf y los Enanos llegan a la puerta. En el transcurso del viaje, deben luchar contra dragones y señores oscuros (ambos ejemplos del arquetipo Nightmare Beast), antes de regresar a The Shire como individuos transformados.

VI. Ejemplos de arquetipo en la cultura pop

Ejemplo 1

Bugs Bunny es un ejemplo clásico del Tramposo. Con frecuencia se disfraza de mujer para engañar a sus perseguidores, y es imposible de capturar para seres humanos como Elmer Fudd y Yosemite Sam. De acuerdo con la teoría de los arquetipos, estos escapes engañosos son exploraciones simbólicas de los límites inherentes al pensamiento humano.

Ejemplo 2

Yoda es uno de los mejores ejemplos del arquetipo Mentor. Vive en un planeta lejano e inhóspito, similar a la forma en que un gurú podría vivir en la cima de una montaña. Y entrena al Héroe (Luke) tanto en cuerpo como en mente, pero lo que es más importante, obliga a Luke a enfrentarse a las partes más oscuras de sí mismo. Ese es el simbolismo de la escena de la cueva, cuando Luke Skywalker lucha contra un falso «Darth Vader», un enemigo ilusorio que resulta ser simplemente una proyección de sí mismo.

Ejemplo 3

El arquetipo del Mentor también está ejemplificado tanto por el Profesor X como por Magneto en las historias de X-Men. Estos personajes entrenan a varios héroes (y villanos) a su manera y viven en fortalezas aisladas. Pero, al igual que Yoda, parte de la historia también consiste en hacer que el héroe/villano se enfrente a su propia psique. Piense, por ejemplo, en la relación del Profesor X con Wolverine, en la que Wolverine se ve obligado a enfrentar su pasado y todo el dolor que le ha causado. (Lobezno, por cierto, es un excelente ejemplo de antihéroe).

VIII. Términos relacionados

Cliché

Como un arquetipo, un cliché aparece una y otra vez en diferentes historias. Pero “arquetipo” tiene una connotación positiva, mientras que “cliché” tiene una connotación negativa. ¿Por qué? Probablemente porque los arquetipos vienen con una fuerza psicológica genuina y, por lo tanto, nunca nos cansamos de ellos sin importar cuántas veces los veamos. Los clichés se cansan del uso excesivo, los arquetipos nunca lo hacen.

Por lo general, un arquetipo también es más amplio y más general, mientras que un cliché tiende a ser un momento específico y estrecho. Así que es un arquetipo (o al menos un tropo) ver un equipo de héroes en el que uno es mucho mayor que el otro. Tales historias evocan los arquetipos tanto del héroe como del mentor. Sin embargo, si el socio mayor dice: «Me estoy haciendo demasiado mayor para esto…», es un cliché.

Tropo

Un arquetipo es un tipo de tropo particularmente poderoso. Los tropos son la categoría más amplia de elementos comunes en las historias, pero un tropo generalmente no se considera universal, simplemente es muy común, especialmente en un género o cultura en particular. Una vez más, la línea entre los tropos y los clichés no es blanco o negro. Por ejemplo, la figura de la “damisela en apuros” es muy común en la literatura, la mitología y la cultura popular, pero es discutible si se trata de un cliché, un tropo o incluso un arquetipo.


Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.