Circunloquio

Literatura y clasicos

I. ¿Qué es Circunloquio?

Circunloquio (sir-kum-low-KEW-shun) significa «hablar» o «hablar en círculos». Es cuando quieres discutir algo, pero no quieres hacer ninguna referencia directa a ello, por lo que creas una forma de sortear el tema.

La clave del circunloquio es que la declaración tiene que ser innecesariamente larga y complicada. Entonces, «el vehículo que uso para conducir al trabajo por las mañanas» es un circunloquio para «mi automóvil».

La mayoría de las veces, el circunloquio es solo un error: es lo que sucede cuando el autor no puede encontrar la expresión mejor y más concisa. Pero a veces, como veremos, hay un propósito detrás del circunloquio.

El circunloquio puede tener una connotación negativa, pero también puede usarse como lenguaje descriptivo. Para una persona, un pasaje largo y florido puede parecer un circunloquio. Pero para otros, el mismo pasaje puede parecer convincente e imaginativo. Depende de los gustos de cada uno y de cuánto prefiera la franqueza a las florituras.

Otra palabra para «circunloquio» es «perífrasis».

II. Ejemplos de circunloquio

Ejemplo 1

En muchas tradiciones religiosas, los practicantes usan otros nombres para referirse a Dios. Entonces se les ocurren circunloquios como “Padre nuestro que estás en los cielos”.

Ejemplo 2

En la serie de Harry Potter, el señor oscuro Voldemort se menciona con frecuencia como:

  • Sabes quién
  • El que no debe ser nombrado

Estos circunloquios están diseñados para evitar derribar la maldición de Voldemort, que puede ser causada por pronunciar su nombre. Esta práctica eufemística es similar a muchas prohibiciones religiosas en todo el mundo de pronunciar los nombres de figuras divinas o demoníacas.

tercero El problema con el circunloquio

El circunloquio casi siempre es algo malo: la claridad y la franqueza son generalmente características de una buena escritura, por lo que su opuesto (el circunloquio) es una mala escritura casi por definición.

El valor de la escritura concisa proviene del contrato no escrito entre lectores y escritores. Cuando elige un libro o artículo, espera que el autor le brinde una buena historia o un argumento persuasivo o informativo de la manera más eficiente posible. Le das tu atención al escritor y, a cambio, el autor promete no desperdiciarla. Los circunloquios, hablar sobre el tema en lugar de confrontarlo directamente, son generalmente una violación de ese contrato.

Sin embargo, hay algunos casos en los que un escritor recurrirá deliberadamente al circunloquio (veremos algunos ejemplos en la sección 6). Aunque el circunloquio tiene un propósito en estos casos, sigue siendo básicamente una falla: los mejores autores generalmente pueden lograr estos objetivos sin recurrir a los circunloquios.

IV. Ejemplos de circunloquios en la literatura

Ejemplo 1

Los eufemismos son una forma común de circunloquio. El eufemismo es cuando alguien quiere usar un término «más agradable» para algo grosero o tabú. Y cuando ese eufemismo también es una explicación larga y indirecta, también es. Por ejemplo, «pasó de esta tierra» es un eufemismo y un circunloquio para «murió».

Te puede interesar:  Motivo

Ejemplo 2

En Animal Farm de George Orwell, los cerdos que controlan la granja deciden tomar más comida para ellos y dejar menos para los otros animales. En un ejemplo clásico de circunloquio político, los cerdos explican que:

Por el momento se ha considerado necesario hacer un reajuste de las raciones.

Además de hablar sobre lo que esencialmente equivale a robo, el orador también está usando la voz pasiva para enmascarar quién está detrás de esta acción; incluso si se reconociera el robo, sería en forma de «robo de comida», no «nosotros». robó comida.

V. Ejemplos en la cultura popular

Ejemplo 1

En un episodio de Firefly, el Capitán Reynolds le dice a un enemigo que «no estaba agobiado por una sobreabundancia de educación», que es un circunloquio para «estúpido» o al menos «sin educación». En este caso, el circunloquio del Capitán Reynolds está diseñado para pasar por encima de la cabeza del enemigo, mostrando así su estupidez en la práctica y describiéndola con palabras.

Ejemplo 2

En su testimonio ante el Congreso, se le preguntó repetidamente a la leyenda del béisbol Mark McGwire si usó drogas para mejorar el rendimiento (es decir, esteroides) durante su carrera como toletero. En lugar de responder a las preguntas, McGwire explicó que “no estoy aquí para hablar del pasado”. Este eficiente circunloquio le permitió evitar responder a la pregunta de una forma u otra.

VI. Términos relacionados

Verbosidad

La verbosidad es un circunloquio sin propósito. Por lo general, es una cualidad de una persona: alguien que sigue y sigue, usa demasiadas palabras para el propósito previsto sin agregar mucho significado y, a menudo, incluye frases redundantes que dicen lo mismo dos veces, es decir, más de una vez, innecesariamente y sin necesidad

Por ejemplo, la frase «en este momento» es un circunloquio de «ahora» y suele ser utilizada por hablantes verbosos.

Los personajes detallados pueden incluir profesores, abogados, políticos y empresarios.

Insinuación

La insinuación es un acto de lenguaje astuto o sugerente, generalmente diseñado para enmascarar las verdaderas intenciones de una persona. La forma más común de insinuación es la insinuación sexual o romántica, cuando alguien insinúa sugestivamente el hecho de que está interesado en la otra persona, sin decirlo directamente.

Los personajes bien escritos suelen usar insinuaciones para sugerir sus deseos sexuales y románticos, pero también pueden usar esta técnica para lanzar insultos oblicuos sin salir directamente y hacer comentarios explícitamente negativos.

Equívoco

La equivocidad es una técnica favorita de políticos y figuras públicas falsos. Es un uso deliberadamente ambiguo del lenguaje que permite que todos piensen que el hablante está de acuerdo con ellos. Un equívoco exitoso dejará tanto espacio para la interpretación que el hablante puede irse sin haberse comprometido con ninguna posición en particular.

Por ejemplo, si se le pregunta a la presidenta de una junta escolar por qué decidió prohibir un libro en particular del plan de estudios, podría responder: «Creo que es importante elegir los mejores libros posibles para las aulas de nuestros hijos». La declaración es obviamente cierta, pero solo parece que responde la pregunta; en realidad, es solo una evasiva que no aborda ninguno de los problemas sustantivos que preocupaban al interrogador.

El equívoco a menudo se denomina «doble lenguaje».


Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

6 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.