Términos Literarios

Cuándo y cómo escribir coherentemente

La importancia de la coherencia

Digamos que estás leyendo un escrito académico, tal vez un libro de texto. A medida que lee, se encuentra a sí mismo perdido, teniendo que leer la misma oración una y otra vez antes de entenderla. Tal vez, después de un tiempo, te sientas frustrado y abandones el capítulo. ¿Qué pasó?

Nueve de cada diez veces, esto es un síntoma de incoherencia. Tu cerebro no puede encontrar un argumento o una narrativa unificados en el libro. Esto puede volverse frustrante y, a menudo, sucede cuando un libro está por encima de su nivel actual de comprensión. Para otra persona, la escritura puede parecer perfectamente coherente, porque entiende los conceptos involucrados. Pero desde su perspectiva, el capítulo parece incoherente. Y como resultado, no obtienes tanto como lo harías de otra manera.

¿Cómo puedes evitar esto en tu propia escritura? ¿Cómo puedes asegurarte de que los lectores no te malinterpreten (o simplemente se rindan por completo)? La respuesta es trabajar en la escritura coherente. La coherencia es quizás la característica más importante de la escritura argumentativa. Sin ella, todo se desmorona. Si un argumento no es coherente, no importa cuán buena sea la evidencia o cuán hermosa sea la escritura: un argumento incoherente nunca persuadirá a nadie ni captará su atención.

Cómo crear coherencia

  1. Ten en cuenta a tu lector. La coherencia es una cuestión de percepción, por lo que debe escribir de una manera que su lector entienda. Asegúrese de utilizar términos que el lector entienda. Además, utilice líneas de razonamiento que el lector pueda seguir. En las tareas escolares, el lector es tu maestro o profesor, por lo que esta es la persona que debes tener en cuenta mientras escribes.
  2. Repetir términos clave. Muchos escritores tienen miedo de repetir palabras porque no quieren que su escritura se vuelva «monótona». Es un buen instinto, pero en realidad es útil repetir palabras, ¡siempre y cuando sean las palabras correctas! Mire nuevamente el ejemplo en §2: usa el término «tarjeta de crédito» en casi todas las oraciones. Pero está bien, porque “tarjeta de crédito” es un término clave. Debe usar términos clave con frecuencia, pero use variedad en términos no clave.
  3. Defina sus términos. En argumentos complejos, puede ser necesario definir un término para su lector. Esto es especialmente importante cuando usa una palabra que tiene múltiples significados para diferentes personas (como «democracia», «moralidad», «utilitarismo» o «Dios»).
  4. Crea transiciones suaves. Asegúrate de que cada párrafo fluya naturalmente hacia el siguiente. Si cambia de tema abruptamente, sus lectores probablemente encontrarán que su escritura es incoherente.
  5. Comprobar autocontradicciones. Una vez que hayas hecho una declaración, ¡tienes que apegarte a ella! Tenga cuidado de que sus oraciones posteriores no contradigan ni socaven lo que ha dicho antes.

Leo Riera Tercero

Muchos lo consideran uno de los mejores historiadores de su grupo, y desde sus primeras publicaciones, ha destacado por ser notable, y esto le ha ampliado su influencia en el estudio de la historia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Leo Riera Tercero +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Botón volver arriba