Cuándo y cómo escribir una parodia

Cómo escribir una parodia

Para usar la parodia,

  1. Examinar una obra original. Busque cualquier cosa que encuentre extraña, sujeta a críticas o divertida.
  2. Crea una obra imitativa que resalte estas características.

Por ejemplo, en el libro Catcher in the Rye, el personaje principal Holden Caulfield tiene una personalidad particularmente fuerte.

Trabajo original:

Guardián entre el centeno

Holden Caulfield se queja con frecuencia y llama a los adultos «farsantes» por sus personalidades falsas.

Parodia:

Quejoso en el centeno

Holden Complainfield se queja con cada persona que conoce y siempre se asegura de llamarlos farsantes.

En esta parodia, se llama la atención sobre la naturaleza demasiado crítica de Holden al exagerar su habilidad para quejarse y llamar a los demás farsantes.

Para un segundo ejemplo, considere la canción «Fancy» de Iggy Azalea.

Trabajo original:

«Elegante»

Iggy enfatiza su fiesta, un gran ego y una inclinación por maldecir.

Parodia:

«De buen tono»

La parodia comienza con «Tengo tanta clase» y se centra en la elegancia, el aplomo y un buen vocabulario.

Esta parodia llamaría la atención sobre la falta de elegancia y cortesía en el popular Azalea original.

Las parodias se pueden usar para imitar, hacer reír a la audiencia y criticar ciertos elementos de una pieza.

Cuándo usar Parodia

Las parodias se utilizan para llamar la atención sobre una persona o una composición original burlándose o burlándose de sus problemas o cuestiones. Las películas, los programas de televisión, los anuncios, las parodias cómicas, los libros, los poemas, las obras de teatro y las canciones pueden ser paródicos. Como las parodias son cómicas, nos permiten criticar algo mientras suavizamos el golpe con un poco de comedia y risas. Aunque a menudo se dirigen a políticos, celebridades y otras personas, no deben ser tan groseros que causen más daño que disfrute y mejora. Los comediantes pueden utilizar las parodias para llamar la atención sobre problemas políticos y pedir cambios criticando lo que no funciona. Las parodias no deben usarse en situaciones educadas. Se consideraría grosero, por ejemplo, parodiar a un maestro en clase.

Te puede interesar:  Analogía

Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.