Cuándo y cómo usar un dilema

Cómo usar un dilema

Como se mencionó, los dilemas son problemas, por lo que lo más importante que debe saber sobre cómo usar uno es que debe crear una tensión visible para quienes se enfrentan a él. Puede ser tan pequeño como decidir qué cenar o una cuestión de vida o muerte, pero de cualquier manera, decidir entre las opciones planteadas debería ser considerablemente difícil. Las audiencias deben poder reconocer claramente lo que está en riesgo y las posibles consecuencias de ambas posibilidades, ya sea entre cosas buenas o malas.

Aquí hay algunos temas comunes para los dilemas en la literatura:

  • Estar enamorado de dos personas y tener que elegir una
  • Tener que elegir a un amigo sobre otro
  • La elección entre el bien o el mal
  • La elección entre el bien y el mal
  • Tener que elegir entre el amor y la familia
  • Tener que elegir entre la lealtad (hacia alguien o algo) y lo que es correcto
  • Siguiendo tu “cabeza” o tu “corazón”
  • Elegir lados en una discusión, cuando ambos son razonables
  • Elegir qué personaje(s) inocente(s) salvar del peligro

Por supuesto, esto es solo una pequeña selección de posibles temas. Es más, al igual que puede tener muchos conflictos, una historia puede tener muchos dilemas, ¡no se limita a uno solo! En verdad, la mayoría de los conflictos se pueden plantear como un dilema, si se te ocurren al menos dos opciones convincentes para un personaje.

Cuándo usar un dilema

Se puede presentar un dilema prácticamente en cualquier momento de una narración. Puede optar por comenzar una historia con un dilema y dedicar toda la trama a resolverlo; o bien, puede usar el comienzo de su trama para construir un dilema, y ​​su historia podría terminar con su solución. Aún más, en una historia continua (como una novela o una serie de televisión), incluso podría terminar con un dilema, creando un suspenso para la audiencia y asegurándose de que vuelvan a sintonizar para ver su resolución.

Te puede interesar:  Cuándo y cómo escribir una viñeta

No importa cuándo decidas usarlo, recuerda siempre que la acción tiende a centrarse en el conflicto, por lo que un dilema significativo suele ser la parte central de un trabajo. De hecho, puede optar por diseñar toda su historia en torno a un dilema importante. Pero, en general, al plantear un dilema, debe determinar los resultados finales de la Opción A y la Opción B. Una vez que haga eso, realmente puede determinar a dónde irá su historia y qué les sucederá a sus personajes.


Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.