Onomatopeya

I. ¿Qué es la onomatopeya?

¡Auge! ¡Pow! ¡Whoosh! ¡Pam!

Todas estas palabras son onomatopeyas, o palabras que suenan como lo que describen.

Onomatopeya (pronunciado ˌ’AH-nuh-mah-tuh-PEE-uh’) se refiere a palabras cuyas pronunciaciones imitan los sonidos que describen. El ladrido de un perro suena como «guau», por lo que «guau» es un ejemplo de onomatopeya. La onomatopeya se puede utilizar para describir los engranajes de las máquinas en funcionamiento, el claxon de un automóvil, los animales que croan o ladran, o cualquier otro sonido.

Sin embargo, hay algunas palabras como masticar, suspiro o masticar que comúnmente se confunden con onomatopeyas, pero no lo son. ¿La palabra ‘munch’ realmente suena como masticar, en absoluto? ¿O simplemente pensamos así porque así es como lo llamamos? ¿Un suspiro realmente suena como «suspiro»? La gente no está de acuerdo con estas cosas. Por supuesto, si funciona, poéticamente, en realidad no importa. Pero, cuando estudias literatura, debes recordar que las palabras para los sonidos no siempre son onomatopeyas.

II. Ejemplos de onomatopeyas

Ejemplo 1

Algunos de los casos más comunes de onomatopeyas son palabras para los sonidos que hacen los animales:

Los perros ladran, rugen, guau, arf y aúllan. Los gatos maúllan, silban y ronronean. Las ranas croan, gorjean y bromean. Las vacas hacen muu. Los caballos relinchan y relinchan. Los leones rugen. ¡El gallo hace cock-a-doodle-do!

La lista de onomatopeyas de animales sigue y sigue.

Ejemplo 2

Otro ejemplo común de onomatopeyas son los sonidos que hace el agua:

Goteo de lluvia, gotas de goteo y ratas en el techo de hojalata. Los arroyos balbucean y se agitan. Ondulación de los lagos. Los ríos corren. Los océanos chocan, rugen y truenan contra la costa.

Ejemplos de onomatopeyas nos rodean. Para encontrar otros ejemplos, simplemente pregunte: «¿Qué sonido hace eso?» A menudo, la respuesta será un ejemplo de onomatopeya.

tercero La importancia de usar la Onomatopeya

Las onomatopeyas son una forma valiosa de describir el sonido, creando el sonido real en la mente del lector. Esto crea una experiencia de lectura vívida. Por ejemplo, «El viento aulló, siseó y silbaba» es más expresivo que «El viento sopló». La onomatopeya puede proporcionar un poema o un pasaje en prosa con imágenes de sonido y ritmo que expresen el estado de ánimo de la obra. Además, hace que las descripciones sean más poderosas y da una sensación de realidad cuando los lectores pueden escuchar sonidos mientras leen palabras.

IV. Ejemplos de onomatopeyas en la literatura

Las onomatopeyas brindan a los lectores descripciones emocionantes, realistas y evocadoras del sonido tanto en poesía como en prosa.

Ejemplo 1

Para ver un ejemplo de onomatopeya en la poesía, lea este extracto de «Las campanas» de Edgar Allan Poe:

¡Cómo resuenan, chocan y rugen!
Que horror derraman
¡En el seno del aire palpitante!
Sin embargo, el oído lo sabe completamente,
por el tañido
y el sonido,
Cómo el peligro sube y baja;
Sin embargo, el oído claramente dice:
en el tintineo
Y la disputa,
cómo el peligro se hunde y se hincha,—
Por el hundimiento o la hinchazón en la ira de las campanas,
de las campanas

Poe describe campanas que resuenan, chocan, rugen, vibran, tintinean, se pelean, se hunden y se hinchan. Descripciones tan fuertes de su sonido sirven para evocar sentimientos de horror, peligro e ira en este pasaje dramático y espeluznante.

Ejemplo 2

Para un ejemplo más divertido y alegre de onomatopeyas en la literatura, lea este poema de Shel Silverstein «Noise Day»:

Tengamos un día para niñas y niños

Cuando puedes hacer los ruidos más grandiosos.

Chilla, grita, grita y grita—

Zumba un zumbador, toca una campana,

estornudar-hipo-silbar-gritar,

Ríete hasta que se te gasten los pulmones,

Toot un silbato, una patada, una lata,

Golpea una cuchara contra una sartén,

Canta, canta, brama, tararea,

Toca un cuerno, golpea un tambor,

Sacudir una ventana, dar un portazo,

Raspe un rastrillo por el suelo,

Usa un taladro, clava un clavo,

Gire la manguera en el cubo de basura,

Grita Yahoo—Hurra—Hurra,

Sube la música hasta el final,

Intenta hacer rebotar tu bola de boliche,

Andar en patineta por la pared,

Muerde tu comida con un golpe y un sorbo,

Masticar-masticar-hipo-eructar.

Un día al año hacer todo esto,

El resto de los días, cállate, por favor.

Este poema es esencialmente una colección de palabras onomatopéyicas como ‘zumbido’ y ‘bang’ y también muchas palabras evocativas para sonidos que no son realmente onomatopeyas como ‘grito’ y ‘eructo’. Silverstein celebra los numerosos sonidos fuertes y rimbombantes que hacen los niños antes de pedirles que guarden silencio todos los días del año.

Te puede interesar:  Cuándo y cómo escribir una oda

V. Ejemplos de onomatopeyas en la cultura pop

Las onomatopeyas se pueden usar en la cultura pop para crear un estado de ánimo o un ritmo, especialmente en la música donde encaja de forma natural.

Ejemplo 1

Para ver un ejemplo de onomatopeyas en la cultura pop, considere la canción de Ylvis «The Fox (What Does the Fox Say?)»:

Ylvis – The Fox (What Does The Fox Say?) (Video musical oficial HD)

Esta canción cómica utiliza la onomatopeya para llamar la atención sobre el hecho de que el zorro, a diferencia de muchos otros animales, no tiene un sonido onomatopéyico comúnmente conocido.

Las conjeturas para el sonido del zorro van desde wa-pa-pa-pa-pa-pa-pow hasta ring-ding-ding-ding y bay-buh-day-bum-bay-dum. La idea de la onomatopeya se usa como excusa para presentar estas divertidas voces musicales sin sentido.

Ejemplo 2

Para una versión ligeramente más sutil de las onomatopeyas utilizadas en la canción, escuche la canción «Boom Clap» de Charli XCX:

Charli XCX – Boom Clap – Top of the Pops – BBC One

La canción “Boom Clap” es pegadiza, divertida y alegre. Una de las razones es el uso de onomatopeyas en el coro:

¡Auge! ¡Aplaudir!

El sonido de mi corazón

Describir los latidos del corazón como boom y aplausos implica que el corazón está lleno y lleno de energía, como una canción pop o una fiesta feliz. Tal descripción transmite la felicidad del hablante, que se ha enamorado.

VI. Términos Relacionados: Onomatopeya vs. Dispositivos Similares

(Términos: asonancia y aliteración)

Asonancia

Al igual que la onomatopeya, la asonancia utiliza el sonido para crear ritmo y estado de ánimo. A diferencia de la onomatopeya, la asonancia no es una palabra específica que imita sonidos, sino la repetición de sonidos vocálicos en palabras cercanas. Aquí hay un ejemplo de asonancia versus onomatopeya en la descripción de un río:

Oración con asonancia:

El río serpenteaba de aquí para allá, reluciendo y empañandose sobre astillas de rocas.

La repetición del sonido ‘i” en río, aquí, allá, brillo, niebla y astillas proporciona ritmo y armonía a esta oración, imitando el sonido del agua corriendo para crear imágenes sonoras. Por supuesto, el sonido de un río no es literalmente como una «i».

Oración con onomatopeyas:

El río se desmoronaba y corría, burbujeando y gorgoteando a lo largo de las rocas.

Las palabras onomatopéyicas slushed, rushed, burbujeando y gorgoteando le dan a esta oración una rima, un ritmo y una imaginería sonora diferente.

Aliteración

Al igual que la onomatopeya, la aliteración usa palabras específicas y sus sonidos para crear un ritmo y un estado de ánimo. A diferencia de la onomatopeya, la aliteración es la repetición de sonidos consonánticos al comienzo de las palabras. Aquí hay un ejemplo de aliteración versus onomatopeya en la descripción de una niña en una diapositiva:

Oración con aliteración:

Sally se resbaló en el tobogán y se deslizó descuidadamente.

La repetición del sonido ‘s’ al principio de Sally, slipd, slide, slid, and sloppily dota de ritmo a esta frase. Pero, no hay una conexión literal entre los sonidos de las palabras y el deslizamiento real (¿el deslizamiento tiene un sonido?).

Oración con onomatopeyas:

Sally resbaló con un grito y chocó contra el tobogán, zumbando hasta el fondo.

El uso de palabras como grito, golpe y silbido proporciona al lector imágenes de sonido, invocando una imagen vívida de Sally deslizándose por el tobogán.

VIII. Para concluir

Las onomatopeyas son palabras que pueden ser representaciones divertidas y realistas de los sonidos que definen. Si existe un sonido en el mundo, lo más probable es que haya una palabra onomatopéyica que repiquetea o chasquea, silba o abofetea, o suena o golpea en línea con él.


Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.