Medea

Introducción

Séneca el Joven, un dramaturgo romano que trabajó alrededor del año 50 EC o posiblemente antes, es mejor conocido por su tragedia «Medea». Describe la búsqueda de venganza de la hechicera Medea contra su infiel esposo Jason. Aunque en general se acepta que la versión griega anterior de la historia de Eurípides, también conocida como «Medea», es superior en la mayoría de los aspectos, los temas de Séneca de venganza sanguinaria y lo sobrenatural tuvieron un impacto significativo en el renacimiento de la tragedia en el escenario del Renacimiento, particularmente el neoclásico francés y la tragedia isabelina inglesa.

Sinopsis – Medea Séneca resumen

En Colchis en su búsqueda del vellocino de oro, la princesa «bárbara» y bruja Medea conoció al héroe argonauta Jasón, que sirve como presunto escenario de la obra. Como resultado de su amor por Jasón, usó sus habilidades mágicas para ayudarlo a completar las tareas aparentemente imposibles que su padre, el rey Eetes, había fijado como precio por el vellocino de oro. Ella y Jason huyeron juntos de Colchis y regresaron a la casa de Jason en Iolcus, Thessaly. Sin embargo, pronto se vieron obligados a huir una vez más, esta vez a Corinto, donde vivieron en relativa paz durante unos diez años y tuvieron dos hijos.

La obra comienza con Jason dejando a Medea para un ventajoso matrimonio con Creus, la hija del rey Creonte de Corinto, para avanzar en su posición política. Creus es conocido como Glauce en griego. Cuando comienza la obra, Medea reprende la situación y jura vengarse de Jason por su infidelidad mientras sueña despierta con una forma retorcida de represalia que predice parcialmente los próximos eventos. Anticipándose a la boda de Jason y Creusa, un coro que pasa interpreta un himno de boda. Medea le dice a la enfermera que, independientemente de lo que haya cometido en el pasado, lo hizo por Jason. Aunque no responsabiliza por completo a su marido de sus problemas, no alberga más que odio hacia Creúsa y el rey Creonte y expresa amenazas de demoler por completo su palacio.

Medea suplica clemencia y se le da un día de indulto cuando Creonte ordena que debe partir al exilio de inmediato. Insistiendo en que ella nunca ha intentado hacerle daño y que él no tiene la culpa de ella, Jason la insta a aceptar la oferta de exilio de Creonte. Medea exige llevar a sus hijos en el vuelo y lo llama mentiroso que ha cometido numerosos delitos. Jason se niega, y Medea solo se enoja más con su visita. Cuando Jason se va, Medea descubre una túnica real. Ella lo encanta y lo envenena, luego le indica a su enfermera que lo prepare como regalo de bodas para Jason y Creusa. El Coro describe la ira de una mujer despreciada y recuerda la trágica muerte de muchos de los Argonautas, incluido Hércules, que puso fin a sus días tras ser envenenado accidentalmente por su envidiosa esposa, Deianeira.

El coro ruega a Jason, el capitán de los Argonautas, que al menos se salve y que los dioses consideren que estos castigos son suficientes. La enfermera aterrorizada de Medea entra y describe los hechizos de magia oscura de Medea, que involucran sangre de serpiente, venenos malignos y hierbas pestilentes, además de invocar a todos los dioses del inframundo para maldecir su poción letal. El regalo maldito se le da a sus hijos para que lo presenten en la boda de Jason después de que Medea entra y se dirige a las fuerzas del mal que ha convocado de ella. El coro no está seguro del alcance de la ira de Medea. Un mensajero trae al Coro la noticia de la catástrofe en el palacio de Creonte.

Habla de las dolorosas muertes de Creusa y Creonte provocadas por la túnica envenenada de Medea, así como de cómo el fuego mágico continuó ardiendo incluso cuando se usó agua para apagarlo. Aunque siente que su determinación se desvanece, Medea está complacida con lo que escucha. Luego, mientras imagina a todas las víctimas de sus crímenes cautivas por Jason, cae en una espiral de locura y alterna violentamente entre su deseo de dañar a Jason y su amor por sus hijos, en conflicto con las fuerzas que la rodean y alimentan su locura.

Su objetivo es dañar a Jason de cualquier manera que pueda, por lo que ofrece a uno de sus hijos como sacrificio. Después de que Jason la ve en el techo de la casa, le ruega a Medea que perdone la vida de su otro hijo, pero Medea inmediatamente mata al niño. Ella grita desafiante, arroja los cuerpos de los niños a Jason y luego escapa en un carro tirado por dragones. Jason, angustiado, escribe las líneas finales y concluye que no puede haber dioses si se permiten tales atrocidades.

Análisis – Medea de Séneca resumen

La mayoría de los críticos están de acuerdo en que las obras de Séneca estaban destinadas a ser leídas en lugar de interpretadas, tal vez como parte de la educación del joven emperador Nerón, a pesar de que todavía existe cierto debate en torno a este tema. Al menos dos o tres versiones conocidas de la historia de Jasón y Medea ya existían en el momento en que se escribió, junto con la clásica tragedia griega de Eurípides, un relato posterior de Rodio sobre Apolonio y una estimada tragedia de Ovidio (ahora existente sólo en fragmentos).

Séneca, sin embargo, podría haber leído y haber sido influenciado por muchas obras perdidas sobre el tema, ya que parece haber sido un tema favorito de los dramaturgos griegos y romanos. Con apariciones en todos los actos y más de la mitad del diálogo, incluido un soliloquio inicial de cincuenta y cinco versos, Medea domina por completo la obra. Aunque sus habilidades mágicas sobrehumanas reciben mucha atención, en última instancia palidecen en comparación con el despiadado deseo de venganza de la madre y su pura ambición malvada. La «Medea» de Séneca difiere de la «Medea» anterior de Eurípides en varios aspectos, pero sobre todo en la forma en que se retrata a la propia Medea y por qué actúa como lo hace. En la escena inicial de la obra de Eurípides, Medea llora y le grita a su niñera por las injusticias que le infligen, satisfecha de verse a sí misma como un mero peón de los dioses y dispuesta a sufrir las consecuencias y ramificaciones de ello.

Te puede interesar:  Horacio: Vida, Obra y Datos

La Medea de Séneca expresa abiertamente y sin reservas su odio por Jasón y Creonte, y ya está planeando su represalia. La Medea de Séneca se ve a sí misma no como «simplemente una mujer» a la que le sobrevendrá la tragedia, sino como un espíritu feroz y vengativo totalmente a cargo de su propio destino y decidido a vengarse de quienes la han agraviado. Hay una disparidad evidente en la fuerza y ​​las motivaciones de los dioses, con Eurípides (a pesar de su reputación iconoclasta en ese momento) apareciendo con frecuencia. Lo más probable es que esto se deba a los contextos históricos divergentes de las dos versiones. más obedientes a los dioses. Por otro lado, la «Medea» de Séneca es poco reverente o respetuosa de los dioses, y con frecuencia los critica por sus hechos o la falta de ellos.

Séneca comienza su versión con la propia Medea como la primera figura que ve el público, y su línea de apertura («¡Oh, dioses! ¡Venganza! Ven a mí ahora, te lo suplico, y ayúdame. Ven a mí ahora, te lo suplico»). establece el estado de ánimo para el resto de la composición. Desde que hizo su declaración de apertura, Medea ha estado pensando en vengarse. Se la representa como una mujer fuerte y capaz que teme, pero no se compadece, de sus enemigos y es plenamente consciente de lo que debe hacer. Medea es retratada como una mujer pobre y desafortunada cuya vida ha sido completamente destruida por el destino en la obra Euripidean Chorus. El Coro Séneca es mucho más imparcial y parece hablar por el ciudadano medio, pero no se disculpa por el escándalo que está presenciando. Dado que la Medea de Séneca es un personaje tan fuerte que se dedica a su plan de venganza desde el principio, no necesita la simpatía del Coro. A diferencia del Coro de Eurípides, no patrocinan a Medea; más bien, ayudan a alimentar su ira y fortalecer su determinación.

Las diferencias entre las dos representaciones de Medea también se destacan en las obras de teatro de Eurípides y los epílogos de Séneca. Cuando Medea mata a sus hijos en Eurípides, se asegura de culpar a Jason y de evitar asumir la responsabilidad de sus acciones. La Medea de Séneca es abierta sobre quién los mató y por qué, e incluso llega a asesinar a uno de ellos frente a Jason. Aunque responsabiliza a Jason por los asesinatos, admite abiertamente el asesinato. De manera similar, la Medea de Séneca obliga al carro tirado por dragones a acercarse a ella en lugar de esperar a que lo haga por su propia cuenta o confiar en la intervención divina. Si bien Jasón en la obra de Séneca no es tan malvado como en la obra de Eurípides, todavía se muestra indefenso e indefenso frente a la ira y el mal obstinado de Medea. Él realmente quiere ayudar a Medea, pero acepta su aparente cambio de opinión con demasiada facilidad. Séneca, un filósofo estoico, consideró el tema de la pasión y los males que la pasión desenfrenada puede producir como central en sus escritos.

Los estoicos creían que si no se controlaban las pasiones, podían estallar en furiosos incendios que podían consumir todo el universo, y Medea es, sin duda, una criatura de pasión. El trabajo demuestra muchos rasgos de la llamada Edad de Plata de la literatura latina, como el amor por la descripción en profundidad, un enfoque en los «efectos especiales» (por ejemplo, representaciones cada vez más sangrientas del sufrimiento y la muerte), y un estilo sucinto y agudo. «frases ingeniosas» o citas y epigramas memorables (como «el que no puede esperar, no puede desesperar» y «el fruto del pecado es no considerar el mal como pecado»). Séneca lleva tales excesos a un nivel aún más alto, acumulando detalles y exagerando el horror de los ya horribles eventos, al igual que Ovidio transformó los antiguos cuentos griegos y del Cercano Oriente en otros nuevos al contarlos de formas novedosas y darles una nueva perspectiva romántica. o énfasis horrible.

Séneca está decidido a retratar a una bruja como casi completamente malvada porque los discursos de sus personajes en realidad contienen tantos recursos retóricos formales que comienzan a perder todo el sentido del habla natural. La obra es posiblemente menos hábil e intrincada que «Medea» de Eurípides en algunos aspectos debido a toda esta retórica y obsesión con los aspectos fantásticos de la magia. El tema de la tiranía se menciona repetidamente en la obra, incluso cuando Medea critica el exilio tiránico de Creonte y afirma que debe «someterse al poder de un rey, ya sea justo o injusto».

Es posible que Séneca estuviera preocupado por el mal y la locura en sus escritos porque tenía experiencia de primera mano con la naturaleza de la tiranía en la Roma imperial. También es posible que sus escritos tuvieran la intención de advertir a su alumno Nerón que no actuara de manera tiránica. Los juramentos también son un tema recurrente en la obra, como lo demuestra la insistencia de Medea en que la traición de Jason al dejarla fue un crimen que requería castigo. El diálogo principal está escrito en el trímetro yámbico (cada línea dividida en tres dípodos que consisten en dos pies yámbicos), una forma de poesía dramática popularizada por los dramaturgos atenienses del siglo V a.

Por lo general, se usa una variedad de metros coriámbicos cuando el Coro comenta sobre la acción. Estos cantos corales suelen servir para dividir la obra en sus cinco actos distintos, así como para comentar o servir como punto de reflexión sobre el acto anterior.

Recursos

  • Traducción al inglés de Frank Justus Miller (Theoi.com): http://www.theoi.com/Text/SenecaMedea.html
  • Versión latina (La Biblioteca Latina): http://www.thelatinlibrary.com/sen/sen.medea.shtml

Explora los distintos contenidos de nuestro sitio

Leo Riera Tercero
Leo Riera Tercero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableLeo Riera Tercero +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.